Generación Y -

Generación Y es un Blog inspirado en gente como yo, con nombres que comienzan o contienen una "i griega". Nacidos en la Cuba de los años 70s y los 80s, marcados por las escuelas al campo, los muñequitos rusos, las salidas ilegales y la frustración. Así que invito especialmente a Yanisleidi, Yoandri, Yusimí, Yuniesky y otros que arrastran sus "i griegas" a que me lean y me escriban.

Violencia y discurso público

Afiche por el sexto aniversario de la revista Convivencia

Afiche por el sexto aniversario de la revista Convivencia

Una mujer le da una paliza a niño, que parece su hijo, en una esquina. Los transeúntes que pasan no se meten. Cien metros más adelante, dos hombre se enzarzan en una pelea porque uno le pisó los zapatos al otro. Llego a casa reflexionando sobre esa agresividad, a flor de piel, que se siente en la calle. Para salirme de tanta crispación, leo el último número de la revista Convivencia que acaba de cumplir seis años de fundada. Encuentro en sus páginas un artículo de Miriam Celaya, quien casualmente aborda esa “peligrosa espiral” de porrazos, gritos e irritación que nos rodea.

Bajo el título “Apuntes en torno al origen antropológico de la violencia en Cuba”, la mordaz analista hurga en los antecedentes históricos y culturales del fenómeno. Nuestro propio recorrido nacional, hecho “a sangre y fuego”, no ayuda mucho a la hora de promocionar actitudes como el pacifismo, la concordia y la conciliación. Desde los horrores de la esclavitud durante la colonia, pasando por las guerras de independencia con sus cargas al machetes y sus prepotentes caudillos, hasta llegar a los sucesos violentos que también caracterizaron la república. Una larga lista de iras, golpes, armas e insultos moldearon nuestra idiosincrasia y son enumerados magistralmente por la periodista en su texto.

Mención aparte le merece el proceso comenzado en enero de 1959, que hizo del odio de clases y de la eliminación del diferente, pilares fundamentales en el discurso político. De ahí que aún hoy, la mayor parte de las efemérides que conmemora el gobierno, refieren a batallas, conflictos bélicos, muertes o “flagrantes derrotas infringidas” al contrincante. El culto a la cólera es tal, que el propio lenguaje oficial no se da cuenta ya del encono que promueve y transmite.

¡Pero cuidado! El odio no se puede “teledirigir” una vez fomentado. Cuando se aviva el rencor a otro país, termina por validarse también la ojeriza contra el vecino cuya pared colinda con nuestra casa. Quienes crecimos en una sociedad donde el acto de repudio se ha justificado como “legítima defensa del pueblo revolucionario”, podemos pensar que los golpes y los gritos son la manera de relacionarnos con lo que no entendemos. En ese entorno de violencia, la armonía nos resultará sinónimo de claudicación y la convivencia pacífica una trampa en que nos quiere hacer caer “el enemigo”.

Ley de Inversión Extranjera ¿saltar más allá de su propia sombra?

ley_inversion_extranjera

Un señor con barba y camisa desgajada lee el periódico en un portal de la calle Reina. “Esta gente está inventando el agua tibia…” se le escucha decir. En el diario que tiene entre sus manos se incluye un tabloide con la nueva Ley de Inversión Extranjera recién votada en la Asamblea Nacional. Aprobada por unanimidad, la controversial legislación llega en un momento en que la economía cubana necesita urgentemente capital foráneo.

El apuro por obtener inversiones no ha provocado, sin embargo, mayor flexibilidad en temas como la contratación de personal. La recién aprobada ley mantendrá el monopolio estatal sobre la empresa empleadora. Sólo a través de esa entidad, el empresario extranjero podrá contratar a sus trabajadores. Las personas confiables para el gobierno seguirán estando mejor valoradas a la hora de alcanzar una plaza.

El gobierno de Raúl Castro garantiza así que la mano de obra para inversionistas extranjeros le sea confiable al gobierno. Si entendemos la autonomía económica como requisito indispensable para alcanzar la autonomía política, sabe muy bien lo que hace el General Presidente al asegurar que los mejores salarios vayan a parar a bolsillos con probada fidelidad. De esa manera mantiene la compra de lealtades a partir de privilegios, que tanto ha caracterizado al modelo cubano.

Sin embargo, la fidelidad ideológica y la capacidad laboral no siempre van de la mano. Las nuevas empresas con capital foráneo, verán lastrado su desempeño –entre otras razones- por no poder acceder al mejor capital humano disponible. En ese punto queda claro que la Ley de Inversiones Extranjeras no puede saltar más allá de su propia sombra. Sigue marcada por el miedo a que los individuos se independicen salarial y políticamente del estado.

5 Apps de iOS imprescindibles para Cuba

Guayaba Mac

Guayaba Mac

¿Dónde estará la primera tienda Apple de La Habana? Me pregunto a veces en medio de mis fabulaciones de futuro. La imagino en la esquina de Galiano y Reina, sobre esos arcos que bien podría sostener una enorme manzana. Aunque falta mucho para ver a las criaturas de Steve Jobs tras una vidriera y de forma legal en Cuba, estos artilugios de buen diseño y excelente tecnología ya han irrumpido en la escena nacional. El mercado informal, la solidaridad de tantos viajeros y el apetito de modernidad, se han mezclado para hacer de un iPad o un MacBoock Pro presencias cada más frecuente en nuestras vidas.

El gusto por los iPhones ha potenciado la existencia de un mercado de aplicaciones para estos teléfonos inteligentes. Paquetes con funcionalidades, que incluyen juegos, mapas de todo el país, diccionarios y editores de audiovisuales, se logran adquirir en incontables talleres privados a lo largo de la Isla. Los técnicos en estos menesteres son muy jóvenes, ofertan también desbloqueo de terminales, jailbreak, cambio del cristal en caso de rotura, limpieza del botón de inicio y una amplia gama de conectores para recargar la batería o enchufar a un ordenador. Hay para todos los gustos y para todos los bolsillos.

Entre las aplicaciones para iOS más solicitadas por los clientes nacionales, aquí va una lista de las cinco imprescindibles. Herramientas necesarias para saltarnos la censura, solucionar problemas cotidianos o divertirnos un poco:

-          OffMaps2: Excelente funcionalidad con mapas de varias provincias cubanas y la posibilidad de usar estos sin conexión a Internet. Su “callejero” es bastante fiel a la realidad, con el añadido de poder localizar sitio de interés en los alrededores de donde nos ubiquemos. El servicio de geo localización funciona en estos casos por la triangulación de las antenas de telefonía y no vía satelital. Aunque menos preciso, evitará que nos perdamos en ciudades y pueblos que visitemos por primera vez.

-          Minipedia: Una versión offline de la famosa enciclopedia interactiva Wikipedia. La ventaja de esta aplicación es que no necesita que al teléfono tenga hecho el proceso de jailbreak. Se puede obtener la base de datos Español XL, bastante actualizada aunque sin imágenes. Otras apps compiten con la Minipedia, entre ellas Wiki Español y la funcionalidad de Wikipedia instalada en el propio navegador Safari, aunque esta última necesita de un móvil jailbreakeado.

-          Messy SMS: Para los interesados en enviar SMS a los amigos sin que la compañía telefónica esté husmeando en el contenido, esta aplicación es perfecta. Basta acordar con el receptor una contraseña y con ella se podrá encriptar y desencriptar los textos a enviar. Divertida, sencilla y necesaria para estos tiempos que corren en que más de un ojo indiscreto se posa sobre nuestra mensajería privada.

-          WordLens: Simpática funcionalidad que mezcla el visor de la cámara con un traductor en varios idiomas. Permite traducir de manera inmediata carteles y frases escritas que estén al alcance del lente de nuestro teléfono. Aunque el resultado es una traducción palabra a palabra, sin ningún vuelo literario o metafórico, nos puede ayudar en situaciones en que tengamos prisa y no sepamos descifrar qué dice un texto.

-          PhotoStudio: Para editar nuestras fotos con apenas un pocos movimientos sobre la pantalla, esta app vienen muy bien. Incluye filtros, posibilidad de recortar, cambiar el tamaño de una imagen e incluso agregar texto sobre la misma. Después de trabajada la foto, se tiene la opción de guardarla en el carrete, exportarla o subirla a alguna red social… esto último sólo si tuviéramos acceso a internet.

Espero que les sirvan estos trocitos de manzana, como señales que marcan el camino hacia un día en que Appel llegue –sin restricciones- a nuestras vidas.

¡Qué lo pases con sana alegría!

!Feliz cumple-blog para Generación Y!

!Feliz cumple-blog para Generación Y!

A los siete años tenía la sonrisa incompleta. Estaba perdiendo mis dientes de leche y además leía todo cartel que se me cruzara en el camino. Eran tiempos de aprendizaje y de rodillas raspadas por las caídas durante los juegos. Hoy, vuelvo a soplar ese mismo número de velitas sobre una imaginaria torta. Esta vez no es por mi, sino por la criatura virtual que nació el 9 de abril de 2007 y que en ese tiempo también ha pasado por denticiones, fiebres, risas y tropiezos.

Generación Y está de cumpleaños, con casi un millar de post publicados, cerca de un millón y medio de comentarios, varios amigos perdidos y otros ganados.

En este tiempo, jamás he sufrido el horror de la página en blanco. Más bien siento que ni el tiempo ni la conectividad a Internet me han alcanzado para narrar todo aquello que la realidad cubana mostró ante mis ojos. Este blog ya tiene vida propia. Respira en sus lectores y tiene una existencia paralela donde yo no lo puedo alcanzar, esconder, proteger. Ha pasado la prueba del miedo inicial, de la satanización oficial, la desconfianza de tantos, los colapsos tecnológicos y hasta del instinto de conservación que me ha dicho más de una vez que lo abandone. Aquí está con las magulladuras y la experiencia de sus siete años.

Una nueva etapa comenzará pronto. Generación Y se trasladará a su nueva morada en el interior de un medio de prensa digital, colectivo y moderno. Sobre la próxima torta de cumpleaños habrá otros rostros para incluir en la foto. ¡Soplemos las velas por ellos desde ahora!